GASTRONOMÍA HISTÓRICA DE MÉXICO

Wednesday, May 31, 2006

Theatro Gastronómico de México

Gloria Hernández, María Adela Hernández Reyes y Salvador Mendiola*

¿Qué tan antiguo puede ser el Mole Poblano?

A Rubén Soto Rivera

--…Así que, Sancho, deja ese caballo, o asno, o lo que tú quisieres que sea, que como su dueño nos vea alongados de aquí, volverá por él.

Cervantes: Don Quijote, Primer Parte, capítulo XXI.

Aunque el discurso es de todo mundo, la mayoría se lo apropia como un privilegio exclusivo.

Heráclito: Fragmento B 2.

La nueva experimentación comunista nace de la ruptura con la memoria. Fuera de toda melancolía y de todo resentimiento. Sólo allí, en el presente, entre todos y ningún espectro, aparece la verdadera y única continuidad: la de las luchas, la del espíritu constituyente, la de la violencia ontológica de la transformación. Un acontecimiento esperado que hace que el pasado salte por los aires. Un porvenir real.

Antonio Negri, La sonrisa del espectro.

Después de doce años de paciente investigación por todas partes y todos los medios posibles y a nuestro alcance, todavía no encontramos ni una sola referencia documental -- anterior al siglo XIX -- que pueda identificarse como la receta del actual mole "poblano".

Nuestra hipótesis hermenéutica en este ensayo de gastronomía histórica es que esta receta de la gran cocina mexicana, la receta específica del actual mole poblano, es, más bien, un producto del siglo XIX, especialmente de su segunda mitad. Nada en ella parece ser en efecto “barroco” o propio de las prácticas de cocina novohispanas. Entonces, sólo entonces, en el siglo XIX, después de la independencia de México, es cuando se construye, poco a poco, paso por paso, la actual receta y presentación de este mole de Puebla que aquí nos ocupa, un mole tan importante dentro de la actual cocina nacional que muy puede ser calificado como: “el mero mero de todos los moles de México”.

Si bien la palabra “mole” (de origen náhuatl, mulli = semillas molidas) aparece en manuscritos coloniales como el Libro de cocina del hermano Jerónimo de Pelayo[1]; ello ocurre, por ejemplo, en una receta que se intitula “Dicho mole de Castilla”. Y, aunque la receta que la antecede se llama “Clemole poblano”, si leemos atentamente las dos, veremos que el resultado en plato debería ser muy parecido; pero el guiso que, probablemente, tendría un sabor más complejo, y, por lo tanto, más aproximado a la concepción actual de un mole, sería la primera receta aquí citada[2]; la que, por cierto, el monje cocinero refiere como de “Castilla”, cosa de llamar la atención.

Sí, así es, al poner en duda, con este ensayo, el carácter barroco del mole poblano, estamos bien conscientes de provocar y convocar un debate entre especialistas. No sólo acerca de la cronología e historia de esta receta mexicana y todo lo que hoy llamamos cocina mexicana, sino también, ojo, sobre el concepto mismo de “barroco novohispano”[3]. Ya que este guiso, aunque de reciente creación, bien puede tener antecedentes harto más antiguos y diversos de los que se le imaginan, no sólo en las cocinas indígenas sino también en las españolas; pues no hay que olvidar, sobre la historia no precisamente “indígena” del mole, las salsas súper espesas y súper cargadas en especias de la gran cocina medieval occidental, que todavía se continuará practicando y apreciando en las Españas hasta bien entrando el siglo XVIII, que es cuando empiezan a ingresar las nuevas tendencias gastronómicas francesas.

Así, este estudio sobre el mole poblano discurre no solamente sobre una investigación documental crítica sobre los escasos textos coloniales con que hoy día se cuenta, sino también sobre toda la información que nos ha sido posible reunir sobre la tradición culinaria que traen los españoles cuando llegan a América y su evolución y adaptación en Nueva España, sin olvidar la permeabilidad de estas cocinas novohispanas a todos esos textos europeos, principalmente franceses, que se citan en la Introducción del Cocinero Mexicano en forma de diccionario de la segunda mitad del siglo XIX.

Mediante una investigación documental que todavía está por hacerse, necesitamos seguir con cuidado y detalle filológico la evolución de la palabra mole a lo largo de cinco siglos, cuando menos. Sólo después de eso podremos buscar la verdad historiográfica de nuestro “mole poblano”. Pero también hay que considerar que, si en los documentos antiguos encontramos una receta llamada así, “mole poblano”, ello no quiere decir ni asegura por ningún motivo que ese guiso se trate realmente del actual mole poblano, es decir, que en efecto sea un guiso de guajolote en salsa de chiles con chocolate y otros ingredientes.

En el Formulario de la cocina mexicana, manuscrito anónimo del siglo XIX, podemos ver, por ejemplo, cómo aparece una serie de guisos llamados “moles”; particularmente después de una sección que empieza por un “mole de guajolote”. Pero algunas recetas más adelante y después de cinco seguidas de mole de guajolote, aparece una receta de “mole prieto” --“prieto” porque contiene una tortilla quemada. Sin embargo, la siguiente es aún más interesante para nuestra investigación, porque esta otra, intitulada “otro mole prieto”, contiene, entre otros ingredientes, por fin: “una tablilla de chocolate”. Y para acrecentar más nuestra confusión, dos recetas más lejos está un “mole tapatío” que no se diferencia tanto de los precedentes.

Sólo se tiene noticia documental de recetas de mole con el chocolate como ingrediente hasta el siglo XIX.

Pero, si el siglo XIX es más bien el siglo de la secularización y del fin de los conventos: ¿cómo se puede establecer la relación entre estos moles, con o sin chocolate, con ese conjunto de escritos que afirman que provienen de los recetarios "de monjas", que así serían las geniales y castas creadoras del actual “mole poblano”?

A falta de monjas barrocas para elaborar moles en el siglo XIX, hemos planteado ya que el actual “mole poblano” debe ser más bien una receta propia de la cocina posterior a la independencia de México, una receta por completo decimonónica, también una receta que ya puede considerarse en efecto como “mexicana”. Dejando claro que una investigación sobre lo de “mole” y “poblano” no puede encerrarse únicamente en la comparación de recetas, ya que para hacer bien esa comparación debe ser puesta en relación con la constitución de un imaginario culinario “mexicano” y, de ahí, de una comida y cocina “mexicanas”, no como oposición sino como complementariedad. Se necesita considerar las recetas con perspectiva arqueológica, reconociendo el peso del tiempo, diferenciándolas e interpretándolas desde las técnicas de cocina de la época, desde el sistema de comunicación social en que ocurrieron, lo cual implica tomar en cuenta los puntos de vista de la teología, la simbólica y la filosofía, lo mismo que muchos otros puntos de vista más, sin excluir nunca la economía política, tantos como sea posible, en una tarea infinita. Para reconstruir, de acuerdo a nuestros criterios de verdad historiográfica, la mentalidad o formación social de la episteme de la época que las produce y consume. Para comprender de tal modo su historia; no para inventarla o imaginarla.

Por lo tanto, si consideramos, primero que nada, la información de los muy pocos textos de recetas de la época barroca novohispana de que se tiene noticia hoy día: el mole poblano actual no es un guiso barroco, como plantean, más que nada desde la fantasía literaria, algunos de sus historiadores. En realidad, esos supuestos historiadores no realizaron ninguna critica textual ni indagación documental seria, en tanto que, justo por sus diferencias de episteme, como “historia” sólo escribieron “fábulas” o “historias tramadas”, relatos, narraciones y crónicas hechas más que nada con perspectiva literaria, a lo sumo “ciencia-ficción” por montaje de citas; pero no lo hicieron nunca desde los argumentos y criterios de la historiografía contemporánea. Así fue como, sin ningún examen crítico de documentos y sistemas de comunicación; por mera asociación libre o alumbramiento expresionista, declararon “barroco” un guiso de mole que, hasta donde es dable comprender, en realidad no puede serlo, ya que sería una incongruencia inexplicable, en extremo absurda dentro de las prácticas de la cocina barroca novohispana. Pero, bueno, esos historiadores también se confundieron sobre la verdad historiográfica del mole poblano porque tampoco tenían claro qué cosa era el barroco novohispano.[4]

Así que, si reconocemos que el período barroco de la Nueva España, pensado en forma amplia, ocurre entre 1600 y 1750[5]; entonces resulta que justo en todo ese período es donde no encontramos todavía ni una sola receta escrita o descrita aunque sea de modo indirecto de este mole de guajolote con chocolate como ingrediente.

También es sintomático y, por tanto, interesante, en ese afán literario que, de pronto, cómo se verá, brota por probar la gran antigüedad del actual mole poblano, que se haya planteado la hipótesis de que este tipo de mole proviene de un guiso antiguo de las formaciones sociales indígenas del continente americano. Desde este punto de vista, sí, es verdad, el mole poblano y los otros moles del altiplano mexicano parecen haber sido un plato de fiesta de indios, comido lejos del mundo urbano mestizo; vistos así, los moles son testimonios nacionales por excelencia, símbolos propios del espacio central nacional y de la profundidad de las raíces agrarias de México.

Pero aquí también la interpretación de la historia nos hace recordar que en realidad en esa época colonial el imaginario social dominante era él de un mundo más que nada español en gustos y cultura, de modo que en este período barroco el mole con cacao difícilmente podía encontrar presencia alguna en la cocina novohispana. Si vemos el recetario de Dominga de Guzmán, lo mismo que el del hermano Pelayo, encontramos que en ellos los ingredientes americanos son más bien escasos, lo que no quiere decir que los españoles y mestizos no consumían ningún tipo de productos americanos, sino que parte del imaginario gastronomita recogido en esos textos no los contemplaba, y aquí tenemos otro campo inmenso de investigación futura, sobre cuál era la naturaleza y funciones del texto culinario en México con respecto a las prácticas culinarias reales, sobre todo en esos siglos tan decisivos como el XVIII y XIX.

Así, más que certidumbres y afirmaciones, lo que resulta de nuestra pequeña investigación sobre la antigüedad real del mole poblano, es que se necesita, por fin, emprender una gran investigación histórica seria sobre la gastronomía mexicana y los diferente modos de comer de los mexicanos durante los últimos cinco siglos. Se necesita reconocer que el estudio de la alimentación constituye un ejercicio radical de materialismo histórico; pues la alimentación es fundamental para la existencia material concreta de los seres humanos y por ello se relaciona de modo decisivo con todas sus facetas y vertientes, unificándolas efectivamente en un hecho social común y diferente, como el lenguaje, pero con prácticas materiales claramente identificables e interpretables como humanas. Un gran artificio social para resolver una necesidad natural, la gastronomía humana. Humanismo materialista, que, desde la perspectiva de sor Juana, hace mejor la filosofía, porque no olvida lo mortal específico de la persona y la especie, entendemos nosotras.

De aquí en adelante, con la poca información documental historiográfica hoy día a nuestroalcance, tramamos una posible historia o crónica más o menos real sobre la confección y fama de esta receta especial de mole, la de la ciudad de Puebla, que hoy día es la receta por excelencia del mole a secas, es decir: El Mole de México.

Por mole poblano[6] entendemos un guiso donde se cuece carne de guajolote en salsa de chiles con chocolate. El mole poblano, por tanto, no es únicamente una salsa.

La receta de Puebla se distingue porque el chocolate es un ingrediente muy importante, sin que por ello tenga que ser el sabor principal; pues la salsa del mole poblano no es de chocolate, sino de chiles y semillas con el chocolate como ligante. También tomamos en cuenta, para definirlo y reconocerlo, la textura propia de la salsa de este mole, de un aterciopelado muy especial y distintivo; lo mismo que su color pardo oscuro, ni rojo, ni negro. Pero este tipo de cuestiones gastronomitas son difíciles de encontrar explicadas con detalle en los documentos antiguos que hoy nos quedan sobre la historia del mole.

Aunque el mole de guajolote es un platillo antiguo, efectivamente prehispánico, su presencia en la cocina de la Nueva España parece ser periférica. El mestizaje de cocinas o encuentro de fogones, como se le ha dicho, no fue algo instantáneo e inmediato, más bien ocurrió de forma lenta y conflictiva. Aunque hubo productos yendo y viniendo entre amos mundos gastronómicos, el indígena y el español, siempre predominó como colonizadora e imperial la cocina de España. Los moles ingresan a la cocina de lo que hoy es México durante el proceso de independencia de España, entre 1750 y 1850; pero su difusión nacional ocurre al final del siglo XIX. No todo el mundo y todo el tiempo se han comido y se come guisos con chile en México, el ingreso del chile al centro de la gran cocina mexicana es un acontecimiento en verdad reciente. Todavía en las fiestas del primer centenario del inicio de la guerra de independencia, en tiempos del dictador Porfirio Díaz, los banquetes importantes no incluyeron platillos regionales mexicanos, más bien predominó la gran cocina francesa: pan, mantequilla y champán, mejor que tortillas, chiles y pulque.

También todavía debemos analizar con mucha seriedad la tradicional hipótesis que quiere que la estructura base de la receta del mole poblano que hoy conocemos parece ser la de un guiso indígena recreado a la española por los criollos "indianistas" o “independentistas” de finales del siglo XVIII, es decir un plato que se comía los días de fiesta del santo patrono del pueblo y en las grandes fiestas familiares; un guiso de la cocina popular. Debemos buscar con mucho cuidado si estos personajes existían realmente o si sólo son fantasmas inventados después de la independencia para encontrar grandes ancestros nacionales. Si bien es real la duda historiográfica sobre la existencia de estos personajes supuestamente indianistas e independentistas, resulta menos improbable que sí hubiera gente que se deleitaba con un buen guiso de guajolote en cualquier fiesta de pueblo o de regocijo familiar.

También debe comprobarse la hipótesis tradicional de que después de las guerras de intervención imperialista del siglo XIX, ya de nuevo en tiempos de Porfirio Díaz, este mole se convirtió en el platillo acostumbrado en muchas partes de México como comida del Día de Muertos.

Ya hemos esbozado lo que pensamos acerca de esa otra hipótesis de que entre 1750 y 1850 esta receta habría llegado a la cocina de los conventos de la ciudad de Puebla de los ángeles; donde supuestamente se mejora el trabajo técnico de cocina, lo mismo que la receta, especialmente en lo referente al empleo de chocolate. Si en verdad fue así como ocurrió la cocina criolla, si se la quiere llamar así, debemos también examinar el afán nacionalista que reza que en ese momento histórico ésta alcanzaba grados de complejidad y sutileza análogos a los de la cocina francesa.

Y si hubo esa reinvención del mole “indio” de guajolote, y ocurrió, entendemos, en los empobrecidos conventos poblanos del siglo XIX, ¿puede pensarse que fue una demostración de que las monjas sí se sentían mexicanas? Y en tal caso el actual mole poblano no puede ser un platillo del período barroco, sino del período calificado como neoclásico en la historia del arte, un guiso mexicano o americano para contradecir la cocina barroca, que fue de carácter hispánico en todo sentido.

Con la expropiación de los bienes del clero por las reformas de Benito Juárez, parece que las monjas de algunos conventos de Puebla se ganaron parte de su sustento diario cocinando guisos para ser vendidos a los peregrinos y paseantes en el Paseo de San Francisco, según cuentan algunos testimonios que deben revisarse todavía con mucho cuidado historiográfico. Aunque todo esto resulta muy difícil de demostrar en tal sentido, por el carácter hasta cierto punto clandestino o informal del proceso.

También es muy probable que esta receta fuese afectada por la cocina afrancesada correspondiente a la invasión del emperador Maximiliano de Austria, en los años sesenta del siglo XIX. Sin embargo, es interesante comprobar que el resultado, como ya hemos señalado antes, no fue una salsa francesa de chocolate con chile, sino una salsa mexicana de chiles, con el chocolate como ingrediente armonizador de sus sabores, pero no como su principal sabor o ingrediente.

Hasta donde podemos entender, en este mole poblano no se encuentran presentes ingredientes novohispanos importantes, como jengibre, azafrán, jamón, tocino, alcaparras y vino. Las técnicas para cocinarlo tampoco parece que sean las usuales durante la época que llamamos barroca.

Por lo que hemos estudiado hasta ahora, la receta actual de este mole poblano se confeccionó, como hemos propuesto: en el Paseo de San Francisco, allá, en Puebla, durante la parte final de la segunda mitad del siglo XIX. Era un guiso extraído de las fiestas populares; pero en ese Paseo se cocinó ex-profeso para vender a los peregrinos que visitaban las reliquias del beato Sebastián de Aparicio. Es la receta de un guiso que se cocinaba por dinero, dentro del calendario religioso pero afuera del esquema circular de sus fiestas, ya que se le cocinó para ser vendido en ese lugar de Puebla durante prácticamente todos los días del año. Ya que en ese momento, cuando Felipe de Jesús es declarado santo oficial por la iglesia, en 1862, las peregrinaciones a San Francisco atraían mucha gente de todas partes del altiplano.

Según todo parece indicar, al principio del siglo XX había mucha gente comiendo mole, chalupas y otros guisos por allí , todos los días del año; pues de ambos lados del Paseo en cuestión se situaban diversos puestos dedicados a la venta de comida y bebida.

En los años veinte, después de la revolución, el mole se puso de moda entre los intelectuales y la gente culta de Puebla. Por ejemplo, a través de los manifiestos y acciones públicas del grupo de poetas que se autodenominaron estridentistas, que lo plantean como un escándalo para las cocinas y la cultura de los norteños triunfadores de la matazón revolucionaria, al mismo tiempo que como una reacción de machos frente a los hot-cakes afeminados de los poetas conocidos hoy como los “contemporáneos”; también el auge del mole poblano puede ser interpretado como una reacción crítica a la cocina propuesta por José Vasconcelos, que planteaba el trigo y la comida occidental como lo en verdad "civilizado" y "correcto" para México.

Pero, al llegar a este punto del relato, insistimos en que todavía está por establecerse un relato con pleno valor historiográfico de verdad, objetividad y legitimidad sobre esta importante receta de la cocina mexicana actual. Lo mismo, entonces, que de todas las demás recetas de esta cocina nacional y sus antecedentes.

Y acerca del discurso que declara barroco al mole poblano, para concluir, podemos decir lo siguiente...

En lo más sustancial, está calificación de barroco es una creación literaria. Una ficción mitológica, sin relación con la realidad histórica. Nada en ella tiene que ver con los criterios de verdad de la indagación historiográfica actual. Las primeras calificaciones del mole poblano como guiso barroco se encuentran en textos periodísticos de los años veinte del siglo pasado. Allí es donde se trama o retoma, retocada, la leyenda de que este guiso lo inventó una monja para un obispo o un virrey, lo mismo que la creencia de que fue producto de un accidente en la cocina, cuando un hermano, llamado Pascual, tropezó, y sin querer hizo caer en la cazuela toda la caja de las especias. Tan sólo se recuperaron leyendas orales, nada de verdad material o cronológica.

Un texto paradigmático de esta construcción literaria es la ponencia presentada por Rafael Heliodoro Valle sobre los “Anales del mole de guajolote” en el XXVII Congreso Internacional de Americanistas, en 1939, y publicada en el periódico El Nacional en 1944. Allí, sin mucha preocupación por situar los conceptos ni las fechas, para terminar de explicar el mole, Valle propone:

“Hay un barroco mexicano, hay lo mestizo mexicano. En la canción, en el metal, en la piedra, en la manera de saludar. El español aprovechó los materiales de arte y amor que aquí le salieron al paso. Y así como transformó estilos de Europa, así modificó el pulque, la hamaca, el cacao y también el ‘mole’.”

Si tal enunciado es cierto, el barroco es una cualidad de la esencia nacional mexicana, un rasgo intemporal, o sea, un mito, el supuesto acto de voluntad con que el espíritu español se identifica con el espíritu indígena, cosa indemostrable hasta la fecha. Más bien, todo parece mostrar que el barroco novohispano fue un gesto hispano dentro de una cultura hispana, con personalidad americana o novohispana, es cierto; pero sin relación directa alguna con el auténtico mundo sociocultural prehispánico.

Esta construcción literaria sobre el carácter barroco del mole poblano la han reproducido, sin mayor investigación historiográfica, muchas firmas importantes de nuestra cultura; pero no parece ser cierta, no en lo que respecta a la receta del actual mole poblano, cosa en la que hasta ahora, por cierto, casi nadie ha querido parar mientes. La cosa de que la inclusión del chocolate en tablillas dentro de esta receta corresponde a un momento histórico posterior al barroco, y las tablillas de chocolate son un elemento distintivo de la receta, quizá su diferencia esencial, por la textura y homogeneidad que aportan a la salsa de chiles.

BIBLIOGRAFÍA:

Alberro, Solange: Del gachupín al criollo. O de cómo los españoles de México dejaron de serlo. El Colegio de México: México, 2002. 234 pp.

Anónimo: Dos manuscritos mexicanos de cocina. Siglo XVIII. CONACULTA: México, 2002. 164 pp.

--Antigua cocina mexicana e internacional (1872). Letras Vivas: México, 1997. 157 pp.

--El cocinero mexicano. Tomo I (1831). Altiplano: Puebla, 1994. 323 pp.

--Diccionario de cocina. O el nuevo cocinero mexicano en forma de diccionario. Mariano Galván Rivera: México, 1845.

--Formulario de la cocina mexicana. Puebla, siglo XIX. CONACULTA: México, 2002. 399 pp.

--Libro de cocina de la gesta de independencia. Nueva España 1817. CONACULTA: México, 2002. 136 pp.

--Recetario novohispano. México, siglo XVIII. CONACULTA: México, 2004. 96 pp.

Aspe Armella, Virginia: Las aporías fundamentales del periodo novohispano. CONACULTA: México, 2002. 140 pp.

Ayala, Roberto Arturo: Cocina mexicana de los siglos XVI al XIX. Libra: México, 1995. 125 pp.

Bradig, David A.: Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla, 1492-1867. FCE: México, 1998. 770 pp.

Buenrrostro, Marco y Barros, Cristina: La cocina prehispánica y colonial. CONACULTA: México, 2001. 63 pp.

Cabrera de Azcárate, Lucía: Recetario de Tepetitlán, Puebla. CONACULTA: México, 2001. 190 pp.

Cárcer y Disdier, Mariano de: Apuntes para la historia de la transculturación española. UNAM: México, 1995. 498 pp.

Castelló Yturbide, Teresa: Presencia de la comida prehispánica. Banamex: México, 1986. 193 pp.

Coe, Sophie D.: America’s First Cuisines. University of Texas: Austin, 1995. 276 pp.

Corcuera de Mancera, Sonia: Entre gula y templanza. FCE: México, 1996. 176 pp.

Crosby, Alfred W.: El intercambio transoceánico. Consecuencias biológicas y culturales a partir de 1492. UNAM: México, 1991. 270 pp.

Curiel Monteagudo, José Luis I.: Virreyes y virreinas golosos de la Nueva España. Porrúa: México, 2004. 259 pp.

Fernández, Martha: Artificios del barroco. México y Puebla en el siglo XVII. UNAM: México, 1990. 185 pp.

Flores Escalante, Jesús: México de mis antojos. Comida económica con las mejores recetas. Plaza & Janés: México, 2006. 220 pp.

--Mercados, fondas, antojitos y fogones. Asociación Mexicana de Estudios Fonográficos: México, 2005. 124 pp.

--Breve historia de la comida mexicana. Grijalbo: México, 2003. 327 pp.

García Rivas, Heriberto: Cocina prehispánica mexicana. Panorama: México, 1997. 187 pp.

Gortari Krauss, Yuri de, y Escamilla Solís, Edmundo: Guisos y golosos del barroco. Clío: México, 2000. 87 pp.

Isla, María: Manual de cocina, Puebla 1911. CONACULTA: México, 2002. 389 pp.

Iturriaga, José N.: Las cocinas de México I y II. FCE: México, 1998. 69 y 77 pp.

Juárez López, José Luis: La lenta emergencia de la comida mexicana. Ambigüedades criollas 1750-1800. Miguel Ángel Porrúa: México, 2005. 139 pp.

Kennedy, Diana: The essential cuisines of México. Potter: New York, 2000. 526 pp.

La Flor, Fernando R. de: Barroco. Representación e ideología en el mundo hispánico (1580-1680). Cátedra: Madrid, 2002. 402 pp.

La Maza, Francisco de: La ciudad de México en el siglo XVII. FCE: 1995. 135 pp.

Larousse: Larousse Gastronomique en español. Éditions Larousse: España, 2004. 1222 pp.

León García, María del Carmen: El libro de Dominga de Guzmán. Un documento personal del siglo XVIII. CONACULTA: México, 1997. 155 pp.

Leonard, Irving A.: La época barroca en el México colonial. FCE: México, 1995. 331 pp.

Long, Janet (coord.): Conquista y comida. Consecuencias del encuentro de dos mundos. UNAM: México, 1997. 539 pp.

Loreto López, Rosalba y Benítez Muro, Ana: Un bocado para los ángeles. Clío: México, 2000. 87 pp.

Manrique, Jorge Alberto: Una visión del arte y de la historia. Tomos III y V. UNAM: México, 2001. 332 y 382 pp.

Maravall, José Antonio: La cultura del Barroco. Análisis de una estructura histórica. Ariel: Barcelona, 1983. 542 pp.

Martínez de Quintero, Hildelisa: Recetario de Mascota, Jalisco. Fines del siglo XIX. CONACULTA: México, 2003. 159 pp.

Mijares, Ivonne: Mestizaje alimentario. El abasto en la ciudad de México en el siglo XVI. UNAM: México, 1993. 180 pp.

Montanari, Massimo (comp.): El mundo de la cocina. Historia, identidad, intercambios. Paidós: Buenos Aires, 2003. 188 pp.

Muñoz Zurita, Ricardo: Diccionario enciclopédico de gastronomía mexicana. Clío: México 2000, 624 pp.

Novo, Salvador: Cocina mexicana. Historia gastronómica de la ciudad de México. Porrúa: México, 2002. 361 pp.

Pilcher, Jeffrey M.: ¡Vivan los tamales! La comida y la construcción de la identidad mexicana. CONACULTA: México, 2001. 277 pp.

Quintana, Patricia: Mulli. El libro de los moles. Océano: México, 2005. 286 pp.

San Pelayo, Gerónimo de: Libro de cocina del hermano fray Gerónimo de San Pelayo. CONACULTA: México, 2003. 179 pp.

Sebastián, Santiago: Contrarreforma y barroco. Lectura iconográficas e ideológicas. Alianza: Madrid, 1989. 443 pp.

Siméon, Rémi: Diccionario de la lengua náhuatl o mexicana. Siglo XXI: México, 1999. 783 pp.

Taibo I, Paco Ignacio: Encuentro de dos fogones. Promoción de Imagen Editores: México, 1992. 215 pp.

--El libro de todos los moles. Ediciones B: México, 2003. 291 pp.

Torres de Rubio, Vicenta: Manual de cocina michoacana (1986). Fundación HERDEZ: México, 2004. 796 pp.

Valle Arizpe, Artemio de: Por la vieja calzada de Tlacopan. México, 1937.

--Calle vieja y calle nueva. México, 1949.

Vaquero de Ramírez, María T. (ed.): Sentido y vigencia del barroco. Universidad de Puerto Rico: Puerto Rico, 1983. 142 pp.

Velázquez de León, Josefina: Manual práctico de cocina y repostería. Tomo I. Academia de cocina y repostería Velázquez de León: México, 1943. 597 pp.

Viqueira Albán, Juan Pedro: ¿Relajados o reprimidos? Diversiones públicas y vida social en la ciudad de México durante el Siglo de las Luces. FCE: México, 1995. 302 pp.



* Nuestro lema: “Nadie piensa ni escribe a solas.” Por eso somos una comunidad de vida y de investigación. En este caso queremos reconocer de modo explícito que nada de esto sería posible sin la enseñanza práctica y teórica del doctor Guy Rozat Dupeyron. Algo análogo ocurre con la doctora Ivonne Mijares. También ha sido importante en este caso el apoyo de la chef Guillermina Torres Savín y de todas las amables personas que colaboran con ella en la Dirección del Colegio de Gastronomía de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Lo/as estudiantes que, durante el primer semestre escolar del año 2006, estudiaron los cursos que impartimos sobre Historia de la gastronomía (7oA y 8oF) y Taller de crítica gastronómica (10oD y 10oE) en dicha universidad, colaboraron de modo muy valioso y animado en la recopilación, procesamiento y debate de información sobre nuestro tema y sus infinitas ramificaciones, cada quien según sus posibilidades y necesidades; muchísimas gracias por ello.

Y la generosa amistad con que nos distinguen Carlos Amador Bedolla y Hortensia Moreno merece nuestro reconocimiento eterno. Quede aquí esta mención con un beso.

[1] Manuscrito que se conserva en la caja fuerte del Archivo Reservado de la Biblioteca Central de la UNAM. Presentamos, como apoyo documental de este ensayo, una Bibliografía al final del texto. Únicamente incluimos textos impresos comercialmente y de amplia circulación pública.

[2] Aunque esto se debe comprobar todavía, realizándola en la cocina varias veces.

[3] Es bueno y conveniente, en ciertos casos cuando menos, evitar los clichés en el discurso crítico. Cada vez más, “barroco” es un concepto de moda, desborda ya el esquema de nomenclatura propio de las academias y universidades postmodernas. Y así sucesivamente. También es bueno ofrecer ciertas resistencias críticas al canon occidental en funciones – mejor dicho, quizá: (des)orden simbólico falogocéntrico. Pero, claro, no se espanten, hay que hacerlo con cuidado y buenos argumentos. Sin prisa, de modo análogo al operar de la filología según Nietzsche.

Bien sabemos que el término “barroco”, al mismo tiempo que parece determinar un período histórico, tiene muchas otras connotaciones. Tantas, que deviene problemático, oscuro, indeterminado. Por ello lo planteamos como lo que ocurre durante siglo y medio en la Nueva España, donde, además, lo barroco se manifestó de forma singular, sin dependencia de las metrópolis. De modo que el barroco o sus manifestaciones constituyen la primera figura de un “ethos” y “estilo” propios de esa Nueva España. Sin embargo, aquí no podemos dedicarle más espacio a estas cuestiones y su debate.

[4] Ya que estos escritores entendían por “barroco”, según nos dejan ver sus textos, el concepto más que nada romántico puesto en juego, también desde el orden literario, por Eugenio d’Ors. O sea, la idea general y poco clara de que el “barroco” es una “obsesión distorsionante”, transhistórica; justo lo contrario, en forma dualista simple, del orden “clásico”. Y nada más. Ni menos. Un barroco literario, mitopoético, abstracto; afuera de la historiografía con que nos interesa pensar la receta del mole poblano.

[5] Bien sabemos que el término “barroco”, al mismo tiempo que parece determinar un período histórico con duración de siglo y medio, correspondiente a la modernidad incompleta de la contrarreforma católica, también tiene muchas otras connotaciones. Tantas, que deviene problemático, oscuro, indeterminado. Por ello aquí lo planteamos como lo que ocurre durante ese siglo y medio en la Nueva España, donde, además, consideramos que lo barroco se manifestó de forma singular, sin dependencia de las metrópolis. De modo que el barroco o sus manifestaciones constituyen la primera figura de un “ethos” y “estilo” propios de esa Nueva España. Sin embargo, aquí no podemos dedicarle más espacio a estas cuestiones y su debate.

[6] En realidad, no existe ni existirá una receta “oficial” del mole poblano. Cada recetario la plantea diferente en algo; no hay dos recetas iguales. Sin embargo, existen recetas modelo, son las que hoy día se atribuyen a los conventos de monjas de Puebla, tres en especial: Santa Rosa, Santa Mónica y Santa Teresa. Las tres coinciden en lo esencial, plantean en efecto un mismo guiso. Ahora bien, en tanto el color de la salsa reproduce el color del hábito y escapulario de la orden de San Francisco como la del Carmelo descalzo, muy bien pudo ser que en el convento de Santa Teresa fue donde se originó la base monjil del guiso, pues el primero de los conventos mencionados era de monjas dominicas y el segundo de agustinas. Pero no tenemos forma de demostrar nuestra hipótesis. Lo cierto es que estas recetas de los conventos de Puebla muy pronto adquirieron fama y renombre por muchas partes de México, hasta situar al mole poblano, por así decirlo, en el centro simbólico de la actual cocina nacional mexicana, razón por la que nos interesa su estudio.

Para fijar una receta paradigma y no dejar en la indeterminación nuestro concepto de mole poblano, presentamos la siguiente receta, síntesis básica de las antes mencionadas. Así podrá entenderse mejor nuestro planteamiento.

Ingredientes: chile mulato, chile pasilla, chile ancho, chile chipotle, guajolote, codillo de puerco, almendras, uvas pasas, jitomates, ajo, pepitas de chile, anís, canela, pimienta, pan, tortilla, chocolate, clavo, semilla de cilantro y ajonjolí.

Procedimiento: 1) cocer el guajolote y el codillo de puerco en caldos separados; 2) desvenar, tostar y moler los chiles; 3) freír las uvas pasas y tostar todos los demás ingredientes (menos el chocolate y una parte de ajonjolí), para luego molerlo todo junto y ponerlo a freír en una cazuela; 5) agregar los chiles molidos, el chocolate, ambos caldos y la carne.

Presentación: servir la carne de guajolote bañada por completo por la salsa y adornar con ajonjolí tostado.

1 Comments:

At 11:34 PM, Blogger Alfredo Lopez said...

Muy interesante y muy bien documentado el articulo. Me gusto mucho y lo disfrute. Hoy he aprendido algo nuevo acerca de nuestra deliciosa comida comida mexicana. Mil gracias por el articulo.

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home